Lo que se valora en las incubadoras de innovación

La transformación digital, los cambios cada vez mas rápidos en los hábitos de consumo y – mas recientemente – choques externos como el COVID han acelerado la adopción de la tecnología digital, abriendo nuevas oportunidades para los emprendedores, ya sea para negocios online o físicos.

A diario leemos sobre el nacimiento de nuevos proyectos disruptivos, y el aumento -vertiginoso – en el numero de operaciones de financiación publica y privada para dar soporte a nuevos proyectos tecnológicos parece soportar esta tendencia.

Innovation TopBrands
Innovation TopBrands

Pero que un negocio sea totalmente innovador y satisfaga las necesidades de un nicho de mercado no atendido no es suficiente: se necesita una ayuda extra desde antes del inicio del proyecto y durante su desarrollo para crear una empresa de éxito.

Este es el rol de las incubadoras de empresas: un programa de colaboración diseñado para ayudar a los emprendedores, equipos de proyecto o empresas de nueva creación en sus inicios a tener éxito, proporcionándoles un espacio de trabajo, tutoría, formación, acceso a redes de expertos, potenciales clientes y financiación inicial.

Las incubadoras, piezas esenciales del ecosistema de innovación, eligen y combinan semillas de calidad con el mejor suelo para su germinación y crecimiento: dentro de la incubadora, un equipo emprendedor perfecciona su idea, identifica los problemas y soluciones mas adecuadas para sus potenciales clientes, elabora su plan de negocio, trabaja en la adecuación del producto al mercado, y establece una red en el ecosistema de las startups.

Pero: ¿cuales son los criterios que utilizan las incubadoras de innovación para elegir y admitir a los mejores proyectos en sus programas?

Sobre la base de nuestra experiencia, las solicitudes se juzgan y seleccionan en función de por los menos 4 aspectos fundamentales:

Potencial de mercado.

La mayoría de las startups fracasan porque no hay mercado para el producto o servicio que quieren desarrollar. Por ello es esencial tener claros – a través de estudios previos, entrevistas con potenciales clientes o otras actividades de análisis previa, a quien nos dirigimos y cuanto de grande es el tamaño potencial del producto o servicio que queremos desarrollar.

Problem – solution fit.

¿Tu proyecto identifica un problema real y apremiante y propone una solución viable? Las aplicaciones sólidas definen de manera efectiva y estrecha un punto de dolor (pain) y describen una solución que aborda el punto de dolor.
En el momento de seleccionar las solicitudes, se averigua que las ideas o proyectos resuelvan uno o más problemas de clientes reales. Lo más importante es encontrar la forma en que resolveremos los pains de nuestros clientes (problems solution fit) y no las funcionalidades de nuestro producto. El gran error de muchos equipos emprendedores es de querer combinar muchas Deep techs con features de producto, construyendo castillos de naipes sin haber antes averiguado cuales son los problemas reales de nuestros potenciales clientes.

Innovación.

¿En qué se diferencia vuestra solución de otras similares ya en el mercado? El hecho de aportar soluciones a un problema existente (de clientes) en una manera novedosa o diferente respecto a la competencia constituye un criterio clave a la hora de determinar si un proyecto es atractivo. Por ello es importante saber definir los criterios o características de nuestros proyectos que nos hacen diferentes respecto a las demás soluciones existentes.

Execution.

An idea without execution worth nothing. La capacidad de ejecución de un proyecto se valora por el nivel de compromiso de su equipo promotor (ej. cuantas personas están dedicadas en el proyecto de forma exclusiva), además de la composición misma del equipo (¿Los roles de equipo están suficientemente definidos por el proyecto?; los currículos de los miembros del equipo son adecuado para este proyecto?)

Si eres un emprendedor o una empresa que tiene un proyecto innovador y estás ubicado en el área de Tarragona / Lleida, te sugerimos echar un vistazo a la convocatoria abierta por la Incubadora TIC de Redessa – Reus Desenvolupament Econòmic: https://www.redessa.cat/incubadora